pagina1pagina 2La Cocina Autogestionada de la Esperanza, iniciativa que promovió la hermandad de la Yedra hace casi un año como obra social vinculada a la coronación canónica de Nuestra Señora de la Esperanza, supera las previsiones iniciales en cuanto al servicio que está prestando. Así, diariamente se proporciona unas 50 comidas a familias necesitadas y que salen de las instalaciones situadas en la calle Tío Juane.

La cofradía de la Plazuela puso en marcha esta iniciativa de acuerdo con los responsables de Cáritas de Madre de Dios que plantearon una idea innovadora, una cocina en la que los propios beneficiarios fueran capaces de elaborar los platos, lo que al mismo tiempo les estaba ofreciendo una formación en el manejo de los fogones. En pocas palabras, practicar la caridad unida a la formación.

La hermandad asumió los costes de montaje de la infraestructura necesaria para equipar un local cedido por el Ayuntamiento. Esto supuso destinar unos 35.000 euros para esta acción. “Las personas necesitadas son partícipes de la acción; son ellos la parte activa , donde a través de cursos formativos de alimentos, de manipulación y cocina han podido sacarlo adelante, aumentando así su autoestima; son ellos los que, mediante turnos rotatorios, cocinan para las demás familias beneficiándose del menú diario, un menú confeccionado y estudiado por la dirección del centro”, explica el hermano mayor Ildefonso Roldán.

En la actualidad se reparten entre 55 y 60 menús diarios, “algo que parecía imposible pero con la ayuda y generosidad de muchísimas personas y empresas se ha podido afrontar y aún así hay un largo camino por recorrer debido a este virus que padecemos llamado desempleo que destruye a familias enteras sin que haya una vacuna efectiva que acorte de una vez por todas sus síntomas”, subraya Roldán que evidentemente evalúa muy positivamente el desarrollo de esta iniciativa que se puso en marcha en el mes de noviembre del pasado año.

Incluso hace un homenaje a los Jesuitas, orden cuyo carisma ha influido en el espíritu de servicio que ha movido esta obra de caridad: “la huella de los Jesuitas en nuestra ciudad y concretamente en nuestra zona, ubicación de la orden, es algo que ha calado profundamente”. Incluso en sus declaraciones hace uso de una cita de otro jesuita, el Papa Francisco: “la verdadera Caridad es un poco atrevida: no tengamos miedo a ensuciarnos las manos para ayudar a los más necesitados”.