Lamentablemente, una vez más desde nuestra hermandad, y nombre del Hermano Mayor y de la Junta de Gobierno condenamos el atentado terrorista en Bruselas y  declara su total repulsa ante cualquier acto violento.

Elevamos nuestras oraciones al altísimo y que por intersección de Maria, Esperanza nuestra, auxilie en estos duros momentos a familias y amigos de las víctimas del terrible suceso.

«Yo soy la resurrección y la vida, quien cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y todo aquel que vive y cree en mí no morirá para siempre» Juan 11: 25 – 26